Serie ClaraLuz o Serie Mariposas (selección)

Texto de Bienvenida.

Apreciado lector y visitante a este Proyecto. Este año de 2011 le dedico la propuesta multidisciplinar a las mariposas, que nos es que sea tan recurrente en mi obra pero sí que se vio motivado su materialización por el asombro y el entusiasmo que despertaba y despierta en el pequeño Amado. Luego y su título es dedicado a Clara Valentina, que recién nacía el pasado 4 de abril de este año. Precisamente una Mariposa en el jardín de nuestras vidas…

De la serie anterior, “GirasoLuz” y como ocurre en nuestro día a día se deriva lo siguiente…, por tanto un sin fin de mariposas, unas 635 han querido ser plasmadas en esta nueva colección. Y todas ellas revoloteando en torno al girasol. Serie fragmentada en tres partes: interiores y ambientación de la casa donde vivimos, iconos o temas de series anteriores y pinturas en el campo.

Gracias a todos aquellos que han alimentado, revoloteado y dado color a esta propuesta: Antonio Sánchez, Alejandro Dieppa, Vicente La Camera… Así como todo el elenco de poetas y escritores que nos han obsequiado sus poemas y cuentos. Gracias a la familia que me rodea.

Y bien… sólo me queda agradecerte la atención, la visita a este elenco de mariposas y ser mariposas entre ellas.

Un abrazo con afecto:

Felipe Juan.

 

Mariposa 

NUESTRA TRANSFORMACIÓN

"Te has puesto a observar detenidamente la transformación que se lleva a cabo desde el gusano hasta convertirse en mariposa.

Que ocurriría si teniendo un capullo de mariposa y tras  observarlo día tras día, un día de ellos ves que hay un orificio en el capullo y siguiendo observando y tras varias horas de observación…, pudiéramos pensar que la mariposa está “luchando” por salir o podremos sentir o intuir que se está llevando a cabo un proceso de transformación.

Sin embargo podemos seguir pensando que la mariposa es posible que esté forcejeando para salir del orificio o que quiera poder pasar su cuerpo por el pequeño agujero. Podemos seguir pensando que la mariposa habría cesado en su intento o se habría atascado…

Estamos tan acostumbrados a empujar, a tirar de todo o de arrastrar a alguien para que haga, piense, diga o se comporte como quiero que sea, que cuando pasa unos años el cansancio y la frustración se hace “dueños” de uno. No dejábamos que la Vida se expresase sin agobios (...)

La mariposa nos muestra la trasformación, la belleza de que todo en la vida es un proceso de transformación.

Transformación en lo físico a través de una alimentación sana, realizando ejercicio, practicando yoga, caminando… Transformación en lo emocional, aceptando los sentimientos sean los que sean, viajando con ellos y descubriendo aquello qué me quiere decir para aprender a transformarlos. Educando y gestionando las emociones. Transformación en lo mental, siendo conscientes y observando a los personajes, pensamientos, creencias, condicionamientos, patrones y pautas de conducta; limpiando, liberando la mente cerebral de todo lo que no nos sirve ahora. Desde el Ser, nuestro Yo Verdadero, hablémosle al pequeño, falso y poderoso yo. Para desde el conocimiento de si mismo, desde la autenticidad que está y mora en nuestro interior guiemos nuestras vidas sin dejarnos “gobernar” por la cabecita y que esta mente cerebral, poderosa y necesaria pase a estar a nuestro servicio.

Démonos permiso de sentir los sentimientos, que están debajo de las sensaciones, los que sentimos en momentos puntuales de nuestra vida como dolor, abandono, enfado, tristeza… Aceptémoslo plenamente, viajemos con ellos hacia nuestro interior y comprendámonos.  La vida sí tiene sentido, no estamos aquí por casualidad, estamos con un propósito y descubrirlo es nuestra tarea. Cual radiante mariposa que abre sus alas multicolor, descubramos nuestro Ser y desde ahí caminaremos día a día, desde el Amor que somos. Aprendiendo nuestras lecciones de vida, en un servicio inteligente hacia los demás, con conciencia. La transformación  tendrá lugar en nuestro interior cual radiante y brillante Mariposa, un Ángel que nos abrirá la puerta hacia la plenitud e infinitud y Amor que Somos.

La mariposa también nos muestra que todo lo que nos disponemos a hacer lo conseguimos, que podemos, que sólo hay un obstáculo y somos nosotros mismos. Todo ello poniéndole su principal “ingrediente” que es el Amor, en forma de Aceptación total de lo que hay, de lo que toca, de lo que es, comprensión hacia nosotros y a los demás, constancia y acción.

Volemos libres como las mariposas, con conciencia, pisando tierra a la vez, los pies en el suelo y con un corazón abierto, cielo y tierra.  Un día se fundirán, se transformarán y surcaran los cielos hacia el infinito. Aprendió de la mariposa, vivió y experimentó sus procesos, su belleza.

Carmen Reyes Cardona

Terapeuta, Investigadota y Escritora. Presidenta y Fundadora de la ONG ADA