Serie FaroLuz (selección)

Texto de Bienvenida:

Bienvenida.o lector y visitante a este Proyecto. Este año de 2012, le dedico la serie a los faros. Como ocurría el año pasado con las mariposas, no es tampoco un tema recurrente en mi obra, al contrario, recuerdo un obra realizada con motivo del Certamen de Pintura del Puerto de La Luz que tenía como tema este símbolo de luz y otra que se derivaba de ésta y poco más…

Cuando terminaba la serie ClaraLuz (o Serie Mariposas) y estando atento a las señales y vivencias por esos días, fue tras una reunión de voluntarios.as de AdA que tras nombrarse lo de faros (llevándolo a su similitud a las personas), me llegaba con más claridad y entusiasmo. Han habido importantes y necesarios personas y situaciones que se han constituido como faros en mi vida: mi madre (Carmen Reyes), Carmen Cobo, el Dr. Estévez, Malena, Cali…; estudios, depresiones, conflictos amorosos y existenciales, la pintura, AdA… y la paternidad.

Gracias a todos.as que han brindado energía, presencia y carburante a estos faros que ahora se despliegan ante ti. Gracias por tu tiempo, la visita a algunos de estos espacios donde se han erguido estos iconos de luz.

Un abrazo,

Felipe Juan.

 

Crítica: 

"Si un faro es una torre alta situada en las costas,  que lanza un intermitente rayo de luz  para orientar a los navegantes, Felipe Juan se hace guiar por esa fuerte y potente luz  para convertirse en vehículo  que dirige sus sentimientos a través de un sinfín de toques cromáticos y el empleo de una técnica mixta, que acercan su obra a  la abstracción o pura expresión universal.

En  sus últimas series Felipe Juan hace uso del empleo de las apariencias sucesivas,    un recurso que tanto explotaron algunos impresionistas,  pero en esta exposición  no se trata de variaciones lumínicas sino de alteraciones de los elementos que rodean al faro,  que es el aparente tema principal y sirve de hilo conductor.  El referido elemento físico se convierte en la excusa para desarrollar todo un mundo de color y fantasía, en  donde se encuentran tonalidades cálidas con frías, una gran generosidad a la hora de empastar y cierto automatismo psíquico subrayado por la puntual colaboración de una mano infantil, su hijo Amado. Por otro lado, hallamos elementos presentes en sus series anteriores: empleo de colores primarios, la vegetación y la infraestructura de  juegos infantiles entre otros, elementos que ya forman  parte de su ideario artístico y que han logrado conferir un sello muy peculiar a su obra pictórica.

El faro es un elemento con el cual el propio canario,  por su singularidad costera,  está familiarizado y,  aunque no sea el diseño del faro canario su fuente de inspiración,   Felipe Juan no ha estado ajeno a esa realidad, con buenos ejemplos por todas las costas del archipiélago desde mediados del siglo XIX hasta la actualidad.

 Debo subrayar la enorme creatividad que envuelve al autor, la cual le permite desarrollar esta ingente producción anual, impregnando a cada una de sus obras de  un sello personal que las hace únicas e irrepetibles  y haciendo de su estilo algo casi imposible de encuadrar.

Con esta nueva exposición Felipe Juan vuelve a dar un salto cualitativo en su evolución pictórica, sorprendiéndonos con innovaciones técnicas  pero, esencialmente, con su gran creatividad, al compartir su estado de ánimo con el espectador a través de un lenguaje universal carente de palabras.

 Pedro Andrés Naranjo Jiménez

Ldo. Historia del Arte. Universidad de Granada · Director del IES José Arencibia Gil.